TRES LECCIONES DE LOS PREMIOS OSCAR

Texto: Héctor Hernández / Ilustración: Maite Mainero

 

Nuestra quiniela sobre los premios Oscar (http://politiks360.com/nuestra-quiniela-para-los-oscares/), tuvo un 68% de efectividad. En 11 categorías de 16 acertamos sobre quién debería ganar (según criterio propio) o sobre quién acabaría ganando (según calculamos que serían los criterios políticos y comerciales de la Academia). Sin embargo, en dos de las principales categorías: mejor película y mejor director, no acertamos. Francamente no creíamos que PARASITE fuera a llevarse la noche, supusimos que el establishment seguiría siendo conservador en la principal categoría.

Sin embargo, por primera vez, una película de habla no inglesa es la gran ganadora, un honor que merecía ROMA el año pasado (lo argumentamos aquí en su momento: http://politiks360.com/por-que-no-gano-roma/). Esta vez, el mercado estaba maduro para una decisión tan importante y quedó claro cuál será la estrategia de la industria del entretenimiento en adelante: globalizar aún más el negocio, incluidos los premios, para fortalecer el liderazgo hollywoodense en el mundo.

Tres lecciones nos deja el evento:

  1. De ceremonia típicamente estadounidense a Premiación Mundial del Cine.

Con el galardón a PARASITE, queda claro que la industria va con todo por el globo terráqueo. El premio indica mucho más que la calidad de la película. Es un mensaje de apertura, un guiño comercial. Si bien el séptimo arte es internacional desde sus orígenes (las películas de los Lumiere ya viajaban a otros continentes a finales del siglo XIX y mucho del talento del Hollywood de los años 30 era migrante europeo, por ejemplo), hoy la globalización no es una opción, sino una necesidad. La barrera idiomática ha sido derribada. No descarte usted que en unos años la ceremonia se convierta en el Premio Mundial del Cine, con participantes de todo el mundo y en distintos idiomas. En la selección oficial, el inglés será una lengua más, quizá la más importante por ser aún el esperanto global del siglo XXI, pero sin duda no será la única.

  1. El lenguaje que todos entienden es el dinero.

El cine, desde sus orígenes, es arte y negocio a la vez. Hoy las películas de los grandes estudios dependen en más del 50% del mercado internacional para su recuperación económica. Por supuesto, incluir nominados de mercados importantes en la ceremonia del Oscar atrae la atención de cada uno. Según cifras de la Motion Picture Association of America de 2017, Corea del Sur es el sexto mercado mundial de cine con 1.6 billones de dólares. ¿Tiene entonces importancia premiar contenido de ese país? Si para tener el interés del mercado coreano hay que premiar a algún producto de ese país, venga. Si es bueno y se sostiene artísticamente, mejor. En este contexto es que tenemos que analizar la premiación a los mexicanos en los años recientes. Si bien los three amigos son grandes artistas, México es uno de los grandes consumidores mundiales del producto hollywoodense. ¿También habrá influido tal cuestión en el protagonismo mexicano en años recientes? Hoy es Corea del Sur, con su poderosa industria, quien recibe el reconocimiento.

  1. La diversidad es real.

Más allá de la polémica sobre la falta de color en las nominaciones, basta recordar que este año la ceremonia tuvo, entre nominados y ganadores, presencia coreana, británica, española, rusa, polaca, japonesa, mexicana, islandesa, australiana, francesa, alemana, siria, macedonia y paquistaní,  entre otras, además de los afroamericanos en las presentaciones musicales. ¿Qué más inclusiva podría haber sido? ¿Una ceremonia sin blancos?

PARASITE es una muy buena película que, como ROMA, encontró su momentum, uno donde confluyó la calidad cinematográfica con el interés del mercado en reconocerla. Este premio no es una dádiva inclusiva del establishment, no es solo un premio al buen cine, sino la constatación de que para sobrevivir, el mercado tiene que abrirse a todo el que pueda pagar un boleto, no importa la lengua que hable.

 

SOBRE EL AUTOR:

HÉCTOR HERNÁNDEZ 

Líder Creativo Senior en Politiks360º

El creativo mas intelectual de la comunicación política. En eterna búsqueda del equilibrio imposible entre ciencia política y arte. Creador audiovisual y escritor de narrativas persuasivas que aspiran a provocar una reacción afectiva en el ciudadano.

 @DirHectorH